Checas en barcelona

Se puede afirmar, sin lugar a dudas, que la Cataluña sufrió en pocos meses una de las grandes persecuciones religiosas de la Historia. No los llamaban así, pero sí que los había. Los llamaban campos de trabajo. Hubo seis en Cataluña, con otros campos subsidiarios y móviles. Al principio de la Guerra como casi todos los detenidos eran católicos y de derechas, se ayudaban entre ellos. Los campos de trabajo fueron establecidos por los comunistas. Ahí había anarquistas represaliados, brigadistas internacionales desertores Por eso los católicos tenían enemigos fuera y dentro.

Lo pasaron incluso peor. Muchas gente murió ahí por hambre, enfermedad y agotamiento. Otros, muchos, se quemaban, o se dejaban simplemente en las cunetas. Otros se dejaban mal enterrados. En caso de asesinatos masivos en cementerios se echaban en fosas comunes y se cubrían con cal. Tenemos infinidad de testimonios de la época.

En el libro se trabajan fuentes catalanistas y de izquierdas, para evitar que se me acuse de parcialidad. También han ayudado mucho las causas de beatificación que han permitido recoger una documentación muy valiosa. En Barcelona la Asociación Hispania Martyr lleva décadas recogiendo datos martiriales.

"Mi abuelo estuvo en una checa de Escorza"

El separatismo necesita un mito y sólo tienen a Companys. El libro desmonta la tesis de que Companys no era responsable. Él fue jugando con todos, pactó con todos y traicionó a todos. Hemos de pensar que el terror fue "legal" pues las acciones quedaban respaldadas por leyes y decretos. De hecho, Companys el 4 de agosto de consiguió que el Parlamento autonómico se hiciera el Harakiri.

Aprobaron un Decreto conforme todas sus atribuciones pasaban al Gobierno autonómico.

Entrevista sobre la parte más oscura (y atroz) de la Guerra Civil en la ciudad condal

Companys se hacía así responsable directo de todo lo que pasaba en Cataluña. Fue un auténtico "golpe de estado" del que nadie habla. En la transición, ni siquiera los catalanistas querían reivindicar su figura. Tarradellas siempre quiso que lo identificaran con Companys. Es una ley antropológica infalible. Y no olvidemos que él fue el partido gobernante durante los tres años de Guerra Civil. Era un personaje histriónico. Le daban ataques de ira cuando no se hacía su voluntad.

Terriblemente celoso, hasta tal punto que se sospecha que dio visto bueno a los hermanos Badía, líderes natos de ERC, porque uno de ellos estaba enamorado de la misma mujer que él. Se sabe que era mujeriego empedernido.

los diplomaticos visitan las chekas

Rebertés, al que traicionó y le asesinaron los anarquistas, le conseguía mujeres. También le gustaba el espiritismo, hasta que comunistas y militantes se lo desaconsejaron. Cuando se encontraba pletórico era con un micro en la boca y las masas aplaudiéndole en las plazas de toros. Tenía altibajos.


  1. El 'monstruo' (francés y con mucho arte) de las checas de Barcelona.
  2. serie un hombre solo en el mundo.
  3. apps citas gratis.
  4. sexo en las peliculas.
  5. chica blanca soltera busca.
  6. 'ERC tenía su propia checa y para eliminar los cadáveres, los lanzaban a los hornos'.

Cuando fue detenido por la Gestapo y deportado a España entró en una fase mística y antes de ser fusilado confesó y comulgó. Misterios de la vida. Cuando era joven y militó en el republicanismo lerrouxista, se dedicaba a disolver en las fiestas -a base de golpes de cinturón- a los catalanistas que bailaban sardas.

Por aquel tiempo sólo los catalanistas de derechas bailaban sardanas.

Comentarios

También, tras un ataque de celos obligó a su mujer, sobre la cama que había ocupado Companys, a jurarle eterna fidelidad. Pensaban que no era plenamente catalanista. Era tremendamente desconfiado y acabó peleado con muchísimos catalanistas. Este libro ha supuesto un esfuerzo largo de investigación, recopilación, de cotejar datos y sobre todo ante tanto aparente caos, descubrir que en el trasfondo de todo lo que aconteció había una lógica revolucionaria.

Muchos datos y una tesis totalmente diferente a la oficial. Tenían chóferes, cocineras, mecanógrafas…, se especifica lo que cobraban por día. Los "descontrolados" estaban perfectamente organizados. A modo de ejemplo se recogen cartas y misivas de los que iban a morir. Los mensajes radiofónicos del general Queipo de Llano provocaban pavor entre los republicanos. Finalmente, también estaba en juego el interés económico por las incautaciones de bienes de los detenidos.

Las autoridades necesitaban dinero para la guerra, y les pareció que una forma lógica de obtenerlo era proceder a la incautación de bienes de los detenidos como sospechosos de colaborar con el bando contrario. Existen sospechas de que ciertas checas tenían tendencia a dirigir la represión contra personas de cierta posición económica con la intención de incautar sus bienes, con independencia de que hubiera pruebas de su colaboración con el enemigo. El historiador Peter Wyden, en su obra La guerra apasionada , describe a la checa de la siguiente manera:.

Con el nombre de checa han pasado a la historia los cuerpos de investigación creados por los partidos políticos y sindicatos de izquierdas en las grandes ciudades de la retaguardia republicana al fracasar el pronunciamiento militar de julio de El nombre procedía de la primera policía política soviética creada en Rusia el año Partiendo de este concepto, se excluyen algunos organismos que participaron en la represión de los insurgentes y se discute la inclusión o no de otros. Aunque muy disminuida por el caos producido por la rebelión, la administración de justicia tradicional no desapareció totalmente.

En ocasiones, los mismos jueces serían quienes investigarían algunos de los excesos de las checas. Las autoridades crearon con el tiempo unos tribunales mixtos en los que, aunque había jueces profesionales, predominaban los jurados simpatizantes de las organizaciones izquierdistas. Por otro lado, existieron ciertos grupos represivos, ya fueran oficiosos creados por organizaciones políticas, ya fueran oficiales pero con una actuación muy autónoma, que realizaban una labor muy similar a la de las checas pero de forma volante, es decir, sin contar con un centro de detención e interrogatorio estable.

Estas organizaciones practicaban detenciones y realizaban incautaciones pero los detenidos que no eran asesinados por ellas eran entregados a checas propiamente dichas. Aunque suelen estar incluidos en las relaciones de checas hechas por diversos historiadores, algunos discuten su consideración como tales.

Entre estos grupos destacan:. A comienzos de en Barcelona se produjeron varios paseos de prisioneros del SIM, antes de que las autoridades republicanas tomaran cartas en el asunto.

La Cataluña de Companys: los 46 centros del terror en Barcelona

Teóricamente, los destinatarios de la represión eran los quintacolumnistas , personas que actuaban en la clandestinidad al servicio de los sublevados. El destino del arrestado podía seguir tres caminos: La condena a muerte era definitiva, inapelable y de inmediata ejecución, sin que la decisión fuera argumentada documentalmente. César Vidal estima que fueron Septiembre de fue el peor mes de la represión en Levante. Se calcula que unas personas fueron asesinadas durante ese mes. En los primeros momentos de confusión, la represión en Barcelona fue encabezada por los anarquistas a través de las Patrullas de Control.

Menú de navegación

Entre los líderes de estos grupos se encontraron nombres como los de Dionisio Eroles y Manuel Escorza. Estos grupos crearon checas en las que se detenía a sospechosos y se decidía su "paseo". Consistían en pequeños cubículos alquitranados, para que se recalentaran con el calor del sol. La tabla que servía de cama estaba inclinada para impedir el reposo.

Una serie de ladrillos colocados por el suelo impedía pasear por el recinto. En cuanto a las paredes, alguna era curva y todas estaban decoradas con motivos geométricos que creaban ilusiones ópticas y simulaban movimiento. El resultado era un entorno desquiciante que rompía los nervios de la víctima. En Murcia existió una checa controlada por el PCE ubicada primero en la calle del Triquete y luego trasladada a un edificio sito en la calle Frenería a espaldas de la calle Madre de Dios.

"Mi abuelo estuvo en una checa de Escorza"

La dirigían Ramón Torrecillas Guijarro y Domingo Ranchal, policías provisionales que llegaron a la ciudad junto al gobernador civil comunista Cabo Giorla. Crearon varias brigadas que practicaron registros, detenciones, torturas como simulacros de ejecuciones y asesinatos. Dentro del clima de enfrentamiento entre diversas fuerzas políticas, la actuación de la Checa de Madre de Dios fue denunciada por socialistas y anarquistas y trascendió a la prensa, conduciendo a la intervención de las autoridades.